Música y Creatividad

Hay un dicho popular que dice “el que canta sus males asombra”. ¡Y esa frase es, de hecho, una realidad!

En 2017, un estudio realizado por la revista científica Plos One reveló que escuchar canciones que hacen referencia a la felicidad ayuda a las personas a tener un mejor resultado en tareas que involucran pensamientos divergentes (un componente de la creatividad).

La investigación se llevó a cabo de la siguiente manera: se separaron los grupos para medir dos razonamientos, el divergente (más creativo, suele ser el que genera nuevas ideas) y el convergente (que busca la solución más eficaz, pero más lógica, a los problemas).

A la hora de realizar las pruebas, los 155 voluntarios se dividieron en cinco grupos. Uno tuvo que resolver un problema en total silencio, otros dos tuvieron que escuchar canciones tristes y el resto se expusieron a canciones llamadas alegres como ‘Primavera’ de Antonio Vivaldi.

Este último grupo presentó conceptos más originales al realizar las preguntas presentadas en comparación con los que trabajaron en silencio o los que se quedaron con el repertorio de canciones tristes.

Música y creatividad: ¡beneficios!

Observamos que las canciones positivas y los ritmos más alegres son los que debemos poner en nuestra lista de reproducción. Pero, entre otras cosas, las melodías siguen siendo poderosas para muchos factores de nuestra salud. Echa un vistazo a algunos de ellos:

  • Reduce el estres;
  • Disminuir los síntomas de depresión;
  • Ayuda a bajar la presión arterial;
  • Llevar al individuo al autoconocimiento;
  • Ayuda con la coordinación motora;
  • Ayuda con la expresión corporal;
  • Activa las facultades perceptivas y mejora la memoria;
  • Ayudar en el aprendizaje, la comunicación y el lenguaje;
  • Llevar a las personas al autoconocimiento personal y espiritual;
  • Estimulando la articulación de ideas y aumentando la productividad.

¿Ves? ¡Hay innumerables razones para aprovechar los momentos de producción para escuchar nuestras canciones favoritas!